miércoles, 15 de septiembre de 2010

Ensayo Historia de la fotografía

Romeo Gómez López
Historia de la fotografía
La cámara comercial
Familia posando por Robin Trautmann
A través de los años se ha estado acercando más al público a la fotografía. Desde la comercialización de las cámaras fotográficas con la compañía Kodak, el público ha podido gozar de la fotografía como un medio que inmortalizaría sus más queridos recuerdos, teniendo la practicidad y ventaja de hacer del mundo su estudio fotográfico.





Accesorio para enfoque, Motorola
Tiempo después, con la aparición de las cámaras digitales, nos topamos con algo que no solo borraría del mundo comercial a la fotografía análoga, sino que nos permitiría disponer de nuestras fotografías virtualmente. Esto creció aún más cuando se integraron las cámaras a los celulares, al principio muy básicas y de una calidad muy baja, sin embargo resultaba completamente insólito tomar fotografías con uno de los accesorios más portátiles del siglo XXI.  La fotografía se convirtió en un “arte” que no conoce fronteras pues ahora cualquiera puede apretar el botón y hacerse de una imagen que quiera conservar o en muchas ocasiones, únicamente compartir. Cuando entrecomillo arte es porque no considero que la mayoría de los que apretamos un botón estamos haciendo arte, o ni siquiera estamos recurriendo a una disciplina del arte; únicamente estamos utilizando una herramienta para comunicar sin hacer el mayor esfuerzo por una verdadera expresión artística.
Pero, ¿cómo atreverse a llamar a la fotografía sólo una herramienta?, pues hoy en día sigue vigente como una de las bellas artes y, lo anterior no la desprestigia, pero si  posiblemente distorsiona su verdadera intención.
Portada, George Eastman and the Kodak Camera por Jennifer Fadel

George Eastman fundador de Kodak, comercializó la cámara fotografía persiguiendo una ilusión. No le requirió de ninguna responsabilidad, leyó lo que otros escribieron, aprendió lo que otros descubrieron y consiguió desarrollar un avance tecnológico que cambiaría la fotografía para siempre. Entonces, no es de sorprenderse que sí en un principio fuera un cajero el que nos entregó la fotografía, ahora se vea mas como un negocio que como un arte.
Al vendernos una cámara se nos vende la calidad de la imagen, el físico de la cámara, la practicidad al tomar la foto, la capacidad de almacenamiento, etc. Los vendedores no nos quieren hacer pensar en que lo que podemos enmarcar con esta cámara puede establecer un significado sobre  una apariencia. De cualquier forma sería hipócrita de mi parte decir que esto es malo, porque yo crecí en un mundo donde todos tenemos acceso a tomar una foto, y me sería muy difícil concebir un mundo en el cuál las imágenes instantáneas no existieran, y, tuviéramos que utilizar únicamente representaciones graficas o pictóricas. Además, utilizo la fotografía para crear historias, y es justo esta comercialización la que me deja poder hacerlo, de lo contrario me sería casi imposible utilizar este medio.

Ahora las cámaras fotográficas no pertenecen a los fotógrafos únicamente, le pertenecen a una sociedad a la que se le dio este beneficio sin la necesidad de que exista una conciencia artística alrededor de ella.
Fotografía de Gustave Doré por Nadar
Se comercializo la fotografía, ahora es un negocio, no se puede hacer nada para cambiarlo y es una realidad del mundo de consumo en el que vivimos. Por tanto, este ensayo no es un crítica sino la historia de cómo la fotografía se integro en nuestra sociedad, no se puede rechazar esta realidad, ni eliminar porque nos sirve. Al final es bien sabido que la pureza de la fotografía no está en la exclusividad de esta, sino en el mensaje del hombre en el significado que éste le dé a la imagen que decida enmarcar.

Bibliografía (fuentes consultadas el 21 de agosto de 2010):
http://en.wikipedia.org/wiki/Photography